Temporada de avefrías y chorlitos


08
Ene
2011

Conforme avanza el invierno y se generalizan los trabajos de fangueo y roturación de los arrozales del marjal de l’Albufera, las cifras de ciertas aves acuáticas empiezan a hacerse más importantes. Se trata de especies que parecen aprovechar las amplias zonas recientemente fangueadas para buscar el alimento que deja al descubierto el paso de los tractores provisto de las típicas ruedas metálicas, conocidas localmente como gàbies. Estos trabajos en el arrozal, forman parte de las prácticas agroambientales que se llevan a cabo para poder percibir las ayudas económicas que recibe el agricultor desde la Unión Europea y que, sin duda, suponen una parte importante de las rentas agrícolas que permiten garantizar la rentabilidad de este sector.

Las últimas semanas, las cifras de avefría europea Vanellus vanellus, chorlito dorado europeo Pluviales apricaria y correlimos común Calidris alpina, han ido aumentando progresivamente hasta alcanzar valores elevados, especialmente en el caso del chorlito dorado (más de 2.000 ejemplares) y el correlimos común (por encima de las 1.000 aves). En zonas del marjal de Sueca y Sollana (El Ràfol, El Malvinaret, La Socarrà, Ribalmarg, La Llonga o l’Alter) pueden observarse grupos dispersos de todas estas especies que, en ocasiones, superan los 700 ejemplares.

Para poder observar estos grupos uno siempre debe moverse con cautela, aproximándose poco a poco y manteniendo siempre la distancia suficiente como para no ahuyentar a estas aves. Lo mejor en estos casos es no salir del vehículo y observar desde el interior, de esta forma siempre podremos acercarnos lo suficiente como para poder identificar a éstas y otras especies (chorlito gris Pluviales squatarola, correlimos menudo Calidris minuta, archibebe claro Tringa nebularia, zarapito real Numenius arquata, etc.).

Tenemos que tener en cuenta que la práctica de la caza hace que todas estas aves se vean muy amenazadas y eso a pesar de que haya finalizado ya el periodo de caza hábil para especies como la avefría europea (desde el pasado 6 de enero), una medida que apenas es conocida y cumplida por los cazadores locales.

Septiembre...


05
Sep
2010

Como viene siendo habitual, el mes de septiembre suele traer consigo un buen número de observaciones interesantes, muchas de las cuales se corresponde con aves consideradas rareza en España. Es un periodo muy bueno para salir al campo, ya que, a las mejores condiciones de luz y temperatura, se le une que puedan registrarse los máximos postnupciales de muchas especies en paso. Además, es una temporada del año un la que en cualquier lugar en condiciones pueden observarse un buen número de migrantes.

Estos primeros días del mes ya han podido ser observadas especies tan esperadas como el correlimos pectoral (llevamos ya 22 observaciones de este divagante en l’Albufera desde 1992) o la lavandera cetrina (séptima cita), curiosamente en el mismo lugar y en un día similar en el que pudo ser registrado el pasado año. Además, un solitario chorlito carambolo ha podido ser observado en un campo en barbecho de Sollana…sin duda unas observaciones que parecen anunciar un paso postnupcial cargado de citas. Los limícolas siguen dando cifras elevadas, al menos mientras los arrozales y zonas baldíos mantengan la suficiente agua como para favorecer la presencia de estas aves. Es previsible que a mediados de esta próxima semana los niveles de inundación empiecen a descender para favorecer la siega del arroz.

También desde esta misma semana parece haberse disparado el paso de paseriformes, y ya empiezan a ser habituales las observaciones de currucas, mosquiteros, carriceros o pechiazules y de hirundínidos en migración, acompañados de otras muchas especies que poco a poco irán haciendo acto de presencia. En el mar pueden empezar a resultar más frecuentes especies de aves marinas como los págalos o el alcatraz atlántico y también suelen registrarse los máximos de especies en paso como la pardela cenicienta.

En nuestras salidas al campo tendremos que estar al tanto de las condiciones atmosféricas, de los esperados temporales del este y de los días de vientos de poniente, y de cómo las jornadas van dando nuevas observaciones de aves; un periodo emocionante para anticiparnos al otoño.

Dónde ver aves este mes de agosto


10
Ago
2010

El verano es uno de los periodos en los que más tiempo se puede tener para salir al campo a ver aves. Lamentablemente es también una época en la que las temperaturas elevadas hacen difícil la observación en condiciones y por este motivo suele ser conveniente aprovechar las primeras horas de la mañana y también las de la tarde, cuando las condiciones de luz son óptimas para observar aves adecuadamente.

Aunque puede que no lo parezca, agosto es un mes excelente para la observación de aves en l’Albufera. Los arrozales se encuentran ya en avanzado desarrollo y una extensa superficie del marjal permanece, por este motivo, inundado. En este caso, lo mejor es tratar de localizar campos de arroz que han quedado baldíos y en los que suele mantenerla la superficie libre de vegetación, para evitar la proliferación de plantas adventicias, poco deseadas por los agricultores. En estas zonas, que varían de localización cada año, se suelen dar importantes concentraciones de aves, y especialmente de limícolas y fumareles. En estos sitios, lo mejor es acercarse con precaución con un vehículo y tratar de observar sin salir del coche. De esta manera se puede mantener unas distancias de observación mucho más cortas y, además, evitamos causar molestias a las aves que buscan incansablemente alimento para recuperar fuerzas y poder seguir con su viaje hacia el sur. Este año, han quedado zonas baldías en La Verola, Les Sis-centes y La Maquial (en Sollana) y en el camí d’Utxana y l’Heretat (en Sueca).

Además, este año se cuenta con algunos lugares muy recomendados en los que poder observar aves acuáticas. La zona de Reserva de La Pipa puede ser visitada atendiendo a un horario de atención al público (ver más información) y la recién restaurada Reserva de Milia (en Sollana) sólo puede ser observada desde alguno de los accesos habilitados a estas zonas. Los dos son sitios excelentes para observar aves por las tardes, cuando las condiciones de luz son muy favorables. No hay que olvidar tampoco las zonas de Reserva de La Ratlla (en Silla) y del Racó de l’Olla, si bien en esta última localidad se mantienen niveles de inundación muy reducidos tras la época de reproducción.

El mar es otra de las opciones que existen para tratar de ver aves marinas en paso. Conforme avance el mes, pueden empezar a hacerse frecuentes las observaciones de pardelas, págalos, charranes y gaviotas en paso, especialmente por las tardes, cuando son mejores las condiciones de luz. Un mes excelente para descansar y saborear el inicio de un paso postnupcial que, seguro, dará más de una sorpresa.

Publicado en