LAS AVES DE L'ALBUFERA

 

Visión general
En l’Albufera han sido registradas más de 350 especies de aves, de las que muchas son regulares o frecuentes a lo largo del año y otras ocasionales o divagantes. El principal valor de este espacio radica en las poblaciones de aves acuáticas presentes a lo largo del año, con cifras especialmente destacadas durante el periodo reproductor (larolimícolas y ardeidos) y en invernada. Durante los pasos migratorios l’Albufera ofrece también un hábitat adecuado para muchas aves, sin embargo en determinadas épocas del año dicha capacidad de acogida se ve drásticamente condicionada al ciclo del cultivo del arroz. Gran parte de la superficie del arrozal permanece seco durante varios meses al año, rediciéndose de este modo la posibilidad de albergar aves acuáticas.

La comunidad de aves acuáticas nidificantes esta representada por poblaciones de somormujos (Podicipedidae, con dos especies), garzas (Ardeidae, con siete especies), patos (Anatiidae, cinco especies), fochas (Rallidae, cuatro especies), limícolas (incluyendo Recurvirostridae, Glareolidae y Charadriidae, con cinco especies), gaviotas (Lariidae, con cinco especies) y charranes (Sternidae, con cinco especies). Destacan las poblaciones de charranes y garzas, con cifras que, en ocasiones, superan las 4.000 parejas respectivamente. Las zonas de vegetación palustre albergan una interesante población de passeriformes palustres, entre las que destacan el carricerín real Acrocephalus melanopogon, la buscarla unicolor Locustella luscionioides o el bigotudo Panurus biarmicus. Mencionar, además la presencia de especies nidificantes escasas como la cerceta pardilla Marmaronetta angustirostris (entre 1 y 4 parejas, según años) o el calamón común Porphyrio porphyrio (algo más de 100 parejas).


En invierno l’Albufera acoge también a una importante comunidad de aves acuáticas, destacando las cifras alcanzadas por las anátidas (en ocasiones por encima de las 25.000 aves), las gaviotas (más de 20.000 aves) y los limícolas (más de 2.000 aves). Resultan también elevados los efectivos mostrados por grupos como las garzas (más de 2.000 aves) y de cormorán grande Phalacrocorax carbo (con cifras que llegan a superar las 3.000 aves). En este periodo se registran cifras destacadas de pato colorado Netta rufina (en ocasiones por encima de las 5.000 ejemplares) y, más recientemente, de ánade azulón Anas platyrhynchos (por encima de las 10.000 aves).

En los diferentes pasos migratorios también se registran cifras elevadas de algunos grupos de aves, en especial de limícolas que encuentran en el marjal un hábitat idóneo para obtener alimento. Entre febrero-marzo y julio-septiembre suelen registrarse números altos de aguja colinegra Limosa limosa (más de 2.000 aves en marzo), avefría europea Vanellus vanellus, chorlito dorado europeo Pluvialis apricaria (más de 500 aves), en el paso prenupcial, y de correlimos y archibebes en el paso postnupcial (más de 400 aves), periodo en el que se registran importantes concentraciones de especies como la canastera común Glareola pratincola, con más de 300 aves.

En el mar se registra también un elevado número de especies de aves marinas, especialmente gaviotas y charranes alimentándose durante el periodo nupcial, si bien destaca por su importancia la presencia de la pardela balear Puffinus mauretanicus que, en periodos concretos del año, pueden llegar a registrar concentraciones de más de 2.500 aves, y la gaviota de audouin Larus audouinii, regular gran parte del año.